Viena, una propuesta otoñal

Hay ciudades a las que es imposible resistirse porque rebosan encanto. Viena es una de ellas, capaz de sorprendernos en cada nueva visita. Hay que decir, en primer lugar, que el otoño es un tiempo apacible y muy indicado para pasear por sus calles y disfrutar de la Viena que (caso excepcional) se ha ganado por dos veces la declaración de patrimonio de la Humanidad: por su centro histórico y por el palacio de Schönbrunn.

El primero reúne la catedral medieval de San Esteban, el Hofburg barroco, y la Ringstrasse, el Teatro de la Ópera del Estado y el Museo de Bellas Artes, símbolos del XIX. Y por lo que atañe al segundo, es algo más que un palacio, porque está rodeado de unos impresionantes jardines con zoológico, casa de las palmeras, laberinto y una pastelería imperial donde se pueden degustar las mejores exquisiteces de la repostería vienesa.

Si de la historia pasamos a la modernidad, su máxima expresión la encontraremos en el Barrio de los Museos, o MuseumsQuartier, uno de los diez mayores complejos culturales del mundo, que se extiende sobre 60.000 metros cuadrados con una perfecta simbiosis entre la arquitectura barroca y la contemporaneidad.

la Ópera Popular, otro de los atractivos de la ciudad ha iniciado ya la temporada otoñal con su rogramación de operetas tradicionales, a las que le siguen las grandes temporadas de ópera, música sinfónica y de cámara y los famosos conciertos de Adviento, Navidad y Año Nuevo…

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: